Este trastorno se caracteriza por un déficit de atención e hiperactividad y / o impulsividad que afectan a todas las áreas de la persona.

 Frecuentemente hay casos de personas con síndrome de Asperger y déficit de atención e hiperactividad (Gillberg 1998). Por tanto, debido a esta interrelación de trastornos, es importante ver si hay un déficit social primario, un déficit grave de atención o ambos trastornos para poder realizar un tratamiento adecuado.

Trastorno por déficit de atención e hipercinético

A diferencia del síndrome de Asperger, estos niños muestran interés social y su dificultad en el juego no es debida a una falta de comprensión sino a la dificultad de atención y la impulsividad. Estas personas también muestran mayores capacidades de interacción con los demás. Otra diferencia es que los niños hipercinéticos pueden mostrar problemas en el área del lenguaje expresivo, en cambio no tienen problemas en la comunicación no verbal como las personas con síndrome de Asperger.

En el transcurso evolutivo, encontramos que los síntomas de falta de atención disminuyen en las personas con déficit de atención, permitiendo a estas personas una buena integración en la sociedad. En el Síndrome de Asperger los déficits sociales persisten, llevando a estas personas a graves dificultades para adaptarse a la sociedad.