Este trastorno se caracteriza por obsesiones recurrentes que son percibidas por la persona como intrusivas y desencadenan una serie de conductas compulsivas para disminuir la ansiedad que éstas causan. Si la persona no realiza los actos compulsivos cree que habrá una consecuencia negativa, por lo tanto, implican la inversión de un tiempo significativo que perjudica a la persona en todos los ámbitos.

TOC

La diferencia de este trastorno y el Síndrome de Asperger es la conciencia de estas obsesiones, ya que estos no lo viven como una problemática o fuente de ansiedad, contrariamente a los pensamientos obsesivos son una fuente de estimulación. Otra diferencia es que las personas con TOC no tienen problemas en la reciprocidad social y si tienen dificultades sociales y comportamentales son debido a la necesidad de realizar las compulsiones.