Este trastorno es neurológico y se caracteriza por la realización de movimientos y vocalizaciones involuntarias.

Hay varios síntomas asociados, como serían las obsesiones y compulsiones, hiperactividad e impulsividad.

Aunque son síntomas diferentes al Síndrome de Asperger y es fácil de diferenciar, es importante saber que la incidencia de este trastorno en niños con síndrome de Asperger es más alta de lo esperado.